Colombia supo responder en los momentos críticos
Por: César Augusto Londoño

0
680

Lo que antes del partido frente a Venezuela parecía obvio y después de perder contra Paraguay llenó al país de tristeza y desconfianza, ante Perú, la negra noche del 5 de octubre en Barranquilla, cobró luz y pudimos descansar en paz clasificando al Mundial de Rusia 2018. Y lo hizo Colombia sin mucho sufrimiento, con todos los resultados jugando a favor, marcándole primero a Perú y cumpliendo a la perfección el libreto de Pekerman que nos sorprendió con Duvan Zapata en la titular.

Ha sido un camino largo y no fácil para don José y sus 45 jugadores utilizados, desde el 5 de septiembre del 2014 en Miami cuando la selección perdió 0-1 con Brasil en el primer amistoso después del gran Mundial 2014. Pasaron 35 partidos, 18 de eliminatoria con momentos altos y bajos.

La Copa América de Chile en el 2015 fue amarga aunque se le ganó al Brasil de Dunga: Colombia perdió ante Venezuela, empató con Perú y Argentina que nos derrotó por penaltis después de una histórica noche de David Ospina.

Empezó la ilusión a Rusia venciendo a Perú en casa 2-0, fea derrota ante Uruguay 0-3, buen empate en Santiago 1-1 ante Chile, caída anre Argentina 0-1 y recuperación en La Paz 3-2 a Bolivia con el gol de Edwin Cardona a los 92 minutos, cuando un manto de dudas amenazaba. Luego llegó un partidazo sobre Ecuador 3-1 en el Metropolitano.

La Copa América de Estados Unidos empezó clara ganándole a USA y Paraguay, pero los suplentes cayeron ante Costa Rica. Ganarle a Perú por penaltis en cuartos de final nos puso a soñar, Chile nos dejó en el camino en semifinal 0-2 y por el tercer lugar derrotamos al local 1-0.

El último año de eliminatoria fue una montaña rusa, bien ante Venezuela 2-0, caída ante Brasil 1-2, victoria clave en Asunción 1-0 con otro gol salvador de Edwin Cardona a los 91’ y Pekerman recurriendo a lo táctico con 3 mediocampistas de marca. Los dos empates en Barranquilla ante Uruguay y Chile y la goleada 0-3 de Argentina en San Juan insinuaron una crisis que generó desconfianza, pero el triunfo ajustado ante Bolivia 1-0 de local y una actuación notable en Quito 2-0 ante Ecuador despertaron la fe en el equipo que supo capotear otro momento complicado.

Ya la historia reciente está bien fresca, empate en Venezuela 0-0, igualdad en casa ante Brasil 1-1, derrota increíble contra Paraguay en Barranquilla en los últimos 4 minutos cuando Colombia tenía el triunfo en el bolsillo con el gol de Falcao a los 79’ y el padecimiento de Lima que terminó con un empate tranquilo 1-1 que hizo explotar nuestra patria con emoción y júbilo.

Este grupo, siempre unido y protegido de tentaciones e intromisiones externas, demostró su compromiso y carácter en los momentos decisivos. Fueron 400 días exactos de trabajo, de seguimientos, de viajes, de angustias y alegrías que hoy le dan vida al sueño del Mundial. Pekerman y sus asistentes con el incuestionable respaldo del resultado salieron adelante con la satisfacción del deber cumplido. Para los jugadores una meta más, la enseñanza de que no hay enemigo pequeño y que en la puerta del horno se puede quemar el pan, más la alegría de saber que volverán a abrir la cajita de la ilusión para todo el pueblo colombiano en Rusia 2018.

Pekerman en cinco años y medio de trabajo: 69 partidos jugados, 38 ganados, 17 empatados y 14 perdidos; 110 goles a favor y 52 en contra. Rendimiento del 63.28%.

Por eliminatorias 31 jugados, 15 ganados, 8 empatados y 8 perdidos; 43 goles a favor y 28 en contra. Rendimiento 58.4%.

Gracias profe, dos Mundiales seguidos, son dos Mundiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here